Faca e gesto consequentes

  Antônio Hohlfeldt (Diário do Sul, 22 de dezembro de 1986) Fotos de Isabella Lacerda      Beckett é conhecido por seu niilismo e sua descrença em qualquer valor que ultrapasse a humanidade. Mais do que isso, o grande escritor irlandês desacredita na própria criatura humana, que visualiza como um ser sem caminho e sem lógica, sobrevivendo sem qualquer objetivo na vida, ou, quando os tem, sendo enganado por um falso objetivo (como em “Esperando Godot”, já que o tal Godot, em última análise, jamais virá porque jamais pensou em vir).       No caso de “Fim de Partida”, pode-se dividir a situação dramática em duas abordagens. A mais imediata é exatamente aquela que, em nível de realidade, pode ser desprendida das alusões, nem tão escassas assim, que pontuam todo o texto, talvez um dos primeiros trabalhos literários a abordarem a traumatizante experiência da bomba nuclear dos Estados Unidos em 1945. Pode-se pressupor que há muito aqueles quatro sobrevivem em uma construção quase subterrâ

de Norte a Sur... Argentina!


LAS MASACRES
Pero entonces la sangre fue escondida 
detrás de las raíces, fue lavada
y negada (fue tan lejos), la lluvia del Sur la borró 
        de la tierra (tan lejos fue), el salitre la devoró en la 
        pampa: y la muerte del pueblo fue como siempre 
        ha sido: como si no muriera nadie, nada, 
como si fueran piedras las que caen 
sobre la tierra, o agua sobre el agua.

        De Norte a Sur, adonde trituraron
        o quemaron los muertos,
        fueron en las tinieblas sepultados,
        o en la noche quemados en silencio,
        acumulados en un pique
        o escupidos al mar sus huesos:
        nadie sabe dónde están ahora, 
        no tienen tumba, están dispersos 
        en las raíces de la patria 
        sus martirizados dedos:
        sus fusilados corazones:
        la sonrisa de los chilenos:
        los valerosos de la pampa:
        los capitanes del silencio.

        Nadie sabe dónde enterraron 
        los asesinos estos cuerpos, 
        pero ellos saldrán de la tierra 
        a cobrar la sangre caída 
        en la resurrección del pueblo.

        En medio de la Plaza fue este crimen.
        No escondió el matorral la sangre 
                  pura del pueblo, ni la tragó la arena de la pampa.
        Nadie escondió este crimen.
        Este crimen fue en medio de la Patria.

 Canto General 
Pablo Neruda