DUAS CARTAS PARA MEIERHOLD (Continuação)

  Caríssimo Meyerhold, Desculpe a formalidade, mas ela deve-se ao fato de ter te conhecido há pouco tempo, apesar de já fazer praticamente 1 ano (ou seria mais?) desde que fui convidada pelo Henrique Saidel a ver a encenação de um texto criado pelo dramaturgo argentino Eduardo Pavlovsky que mistura sua trajetória com os desassossegos vividos por ti no cárcere. Ao lembrar daquela noite muitas sensações e sentimentos se misturam, há pouco havia me mudado para Porto Alegre, era a primeira vez no espaço Terreira da Tribo e que via a Tribo de Atuadores Ói Nóis Aqui Traveiz em um espaço fechado. Mergulhar no seu imaginário criativo naquele momento acompanhava novas aberturas no meu próprio cárcere privado que constantemente é renovado pelo nomadismo voluntário que me impulsiona a viver em constante revolução cultural, estética e política por esse Brasil.     No entanto, me sinto um pouco envergonhada de ter te conhecido tão tardiamente e esta ser a primeira vez que te escrevo. Sint

de Norte a Sur... Argentina!


LAS MASACRES
Pero entonces la sangre fue escondida 
detrás de las raíces, fue lavada
y negada (fue tan lejos), la lluvia del Sur la borró 
        de la tierra (tan lejos fue), el salitre la devoró en la 
        pampa: y la muerte del pueblo fue como siempre 
        ha sido: como si no muriera nadie, nada, 
como si fueran piedras las que caen 
sobre la tierra, o agua sobre el agua.

        De Norte a Sur, adonde trituraron
        o quemaron los muertos,
        fueron en las tinieblas sepultados,
        o en la noche quemados en silencio,
        acumulados en un pique
        o escupidos al mar sus huesos:
        nadie sabe dónde están ahora, 
        no tienen tumba, están dispersos 
        en las raíces de la patria 
        sus martirizados dedos:
        sus fusilados corazones:
        la sonrisa de los chilenos:
        los valerosos de la pampa:
        los capitanes del silencio.

        Nadie sabe dónde enterraron 
        los asesinos estos cuerpos, 
        pero ellos saldrán de la tierra 
        a cobrar la sangre caída 
        en la resurrección del pueblo.

        En medio de la Plaza fue este crimen.
        No escondió el matorral la sangre 
                  pura del pueblo, ni la tragó la arena de la pampa.
        Nadie escondió este crimen.
        Este crimen fue en medio de la Patria.

 Canto General 
Pablo Neruda