A Casa de Fausto sob o Signo do Cruzeiro do Sul [Parte 3/Final]

Anátema e sagração da primaveraO grupo brasileiro Ói Nóis Aqui Traveiz encena o Fausto de Goethe em Porto AlegrePor Friedrich Dieckmann para a revista alemã Theater Der Zeit
 O princípio do palco simultâneo, que define toda a encenação, repete-se nas cenas de Margarida nas dimensões de um espaço com forma de sala, e o espectador pode escolher os pontos, a partir dos quais ele quer assistir aos acontecimentos; ele pode também mudar de lugar. Nos dois lados estreitos tornam-se presentes duas instâncias polares: num lado, o grupo de imobilidade estatuária, no qual aparecem, ao lado de um sacerdote, um cavaleiro e uma mulher (trata-se de Valentim e da mãe de Margarida), à semelhança de estátuas; no outro lado, a área do jardim com o lago, as pedras e as plantas, que aparece atrás de véus. O lado da igreja estende-se por todo o espaço na forma de figuras de santos (aquelas figuras carregadas da rua para dentro do recinto); a roda de fiar se encontra aqui, em cuja caixa Mefisto deposita o …

de Norte a Sur... Argentina!


LAS MASACRES
Pero entonces la sangre fue escondida 
detrás de las raíces, fue lavada
y negada (fue tan lejos), la lluvia del Sur la borró 
        de la tierra (tan lejos fue), el salitre la devoró en la 
        pampa: y la muerte del pueblo fue como siempre 
        ha sido: como si no muriera nadie, nada, 
como si fueran piedras las que caen 
sobre la tierra, o agua sobre el agua.

        De Norte a Sur, adonde trituraron
        o quemaron los muertos,
        fueron en las tinieblas sepultados,
        o en la noche quemados en silencio,
        acumulados en un pique
        o escupidos al mar sus huesos:
        nadie sabe dónde están ahora, 
        no tienen tumba, están dispersos 
        en las raíces de la patria 
        sus martirizados dedos:
        sus fusilados corazones:
        la sonrisa de los chilenos:
        los valerosos de la pampa:
        los capitanes del silencio.

        Nadie sabe dónde enterraron 
        los asesinos estos cuerpos, 
        pero ellos saldrán de la tierra 
        a cobrar la sangre caída 
        en la resurrección del pueblo.

        En medio de la Plaza fue este crimen.
        No escondió el matorral la sangre 
                  pura del pueblo, ni la tragó la arena de la pampa.
        Nadie escondió este crimen.
        Este crimen fue en medio de la Patria.

 Canto General 
Pablo Neruda